Globered
Consigue tu propia pgina web



antoniosabatermira



Por favor, si la utiliza, solo pedimos

a cambio que difunda la Web

en su medio. Gracias.





tot carcaixent

0 0 0

Preveres, Frares i Monges, fills de Carcaixent (XV), Segle XIX

Por: Antonio Sabater Mira | Publicado: 11/04/2013 22:20 |
 


PREVERES, FRARES I MONGES,

FILLS DE CARCAIXENT (XV)

SEGLE XIX

 

Bernat DARÀS i MAHIQUES

Arxiver de l’Arxiu Històric de la Parròquia de l’Assumpció


 

Mossén Bonifaci Albelda i Moll, prevere

Nasqué a Carcaixent, el 27 d’agost de 1858, fill de Pere Albelda i Daroca i Josepa Teresa Moll i Moscardó. Estudià al Seminari Conciliar Central de València i fou ordenat prevere en 1884. Vicari de Carcaixent en 1892[1] i des de 1909 canonge de la Col·legiata de Sant Bartomeu Apòstol a València, a on morí el 1934, als setanta-sis anys[2].

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo D. Pascual Rubió, vicario de esta Parroquia bauticé solemnemente á Bonifacio Agustín Albelda que nació hoy día veinte y siete de agosto á las dos de la tarde, hijo legítimo de Pedro Albelda y de Josefa Teresa Moll, labradores. Abuelos paternos Antonio Albelda y Rosa Antonia Daroca. Maternos Vicente Moll y Josefa Moscardó, todos naturales y vecinos de esta Villa. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción. Fueron sus padrinos Bonifacio Pons y Vicenta María Moscardó, á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente en Carcagente á veinte y ocho de agosto de mil ochocientos cincuenta y ocho. De que certifico.- Pascual Rubió, vicario”.

[Nota al marge:] “Recibió el presbíterado en [en blanc] de [en blanc] del año 1884 y desde [en blanc] es canónigo de la Colegiata de San Bartolomé de Valencia”[3].

 

Fra Pacífic de Carcaixent, caputxí, prevere

Al món va dir-se Maties Garrigues i Perpiñà. Nasqué a Carcaixent, el 22 de novembre de 1858, fill de Maties Garrigues i Armengol i Eugenia Perpiñà i Giner. Professà al convent de la Magdalena de Massamagrell (València) el 16 de gener de 1883, i celebrà la primera missa a Pamplona (Navarra), el 30 d’agost de 1888[4]. Apareix documentat al testament del seu oncle mossén Josep Perpiñà i Giner, datat el 4 de novembre de l’any 1903[5]. Morí al Convent de Xixona (Alacant), el 6 de juny de 1923, als seixanta-sis anys[6].

 

Convent de Xixona

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente yo D. Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente á Matías Clemente Garrigues que nació hoy día veinte y dos de noviembre á las nueve de la noche, hijo legítimo de Matías Garrigues y de Eugenia Perpiñá, labradores. Abuelos paternos: Vicente Garrigues y Luisa Armengol. Maternos: Francisco Perpiñá y Mariana Giner, todos naturales y vecinos de esta Villa. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción. Fue su padrino Vicente Perpiñá á quién advertí el parentesco espiritual contrahido con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la Doctrina Cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida a los veinte y tres de noviembre de mil ochocientos cincuenta y ocho. De que certifico.- Salvador Garrigues, vicario”[7].

 

Mossén Josep Hermenegild Selléns i Garcia, prevere

Nasqué a Carcaixent, el 12 d’abril de 1859, fill de Bernat Selléns i Peris i Vicenta Garcia i Montagud. Fou ordenat prevere l’any 1881. Morí sent rector de Benimàmet (València) l’any 1913.

Parròquia de Sant Vicent Màrtir de Benimàmet

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo D. Pascual Rubió, vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente á José Hermenegildo que nació hoy día doce de abril a las nueve de la mañana, hijo legítimo de Bernardo Selléns, de esta Villa, y de Vicenta Garcia, labradores. Abuelos paternos Vicente Selléns, de esta Villa, y de Bárbara Peris, de Alcira. Maternos Francisco Garcia y Francisca Montagud, de esta Villa. Fueron sus padrinos José Arbona y Vicenta Marco, á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida á los trece días de abril de mil ochocientos cincuenta y nueve. De que certifico.- Pascual Rubió, vicario”.

[Nota al marge:] “Se ordenó de Presbítero en 1881 y falleció en 1913 siendo cura de Benimamet”[8].

 

Fra Modest Lloret i Martínez, carmelità

Al món va dir-se Pasqual Lloret i Martínez. Nasqué a Carcaixent, el 17 de maig de 1859, fill d’Antoni Lloret i Montagud i Carme Martínez i Alós. Fou oncle i padrí del bateig del beat Pascual Torres i Lloret, màrtir.

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo D. Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente á Pascual José Lloret, que nació hoy día diez y siete de mayo á las ocho de la mañana, hijo legítimo de José Lloret y de Carmen Martínez, labradores. Abuelos paternos: Antonio Lloret y Rosa Montagud. Maternos: Vicente Martínez y Rosa Alós, todos naturales y vecinos de esta Villa. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción. Fueron sus padrinos Antonio Lloret y Rosa Alós á quienes advertí el parentesco espiritual contrahído con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste extiendo la presente partida en el libro de bautismos a los diez y ocho de mayo de mil ochocientos cincuenta y nueve. De que certifico.- Salvador Garrigues vic.”[9].

 

DOCUMENT II

“(...) habiendo perdido a su padre [el beat Pasqual Torres] en los años de la infancia, quedó al cuidado de un tío suyo llamado Pascual Lloret, que más tarde ingresó en la Orden Carmelitana con el nombre de Fr. Modesto”[10]...

 

Sor Carme de Sant Miquel, dominica de Corpus Christi

Al món va dir-se Vicenta Hernàndez i Bisquert. Va nàixer a Carcaixent, el 5 de juliol de 1859, filla de Josep Hernàndez i Giner i Maria Bisquert i Talens. Morí el 20 de setembre de 1931, als setanta-dos anys.

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente a Vicenta María Hernández que nació hoy día cinco de julio á las ocho de la mañana hija legítima de José Hernández y de Maria Bisquert, de esta Villa, labradores. Abuelos paternos Salvador Hernández, de esta Villa, y Pelegrina Giner, de Cogullada, labradores. Maternos José Bisquert, de Xàbia, y María Vicenta Talens, de Carcagente. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción. Fue madrina Pelegrina Giner y Fogués á quién advertí el parentesco espiritual contraído con la ahijada y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautismos, á los cinco de julio de mil ochocientos cincuenta y nueve. De que certifico.- Salvador Garrigues, vicario”[11].


 

Doctor Joan Manel Ríos i Chinesta, prevere

Nasqué a Carcaixent, el 27 de desembre de 1859, fill de Josep Ríos i Valero, fuster, i Josepa Chinesta i Bosch, d’Alberic (València). Ordenat de prevere l’any 1884[12], es doctorà en Sacra Teologia i Dret Canònic; tambè fou batxiller en Arts. Fou vicari d’Alfafar (1885) i vicari de l’església de Sedaví (1887), pertanyent a la jurisdicció eclesiàstica de la parròquia de Sant Nicolau de València. Per Reial Orde del Ministeri de Gràcia i Justícia de 18 de juliol de 1903 fou nomenat primer rector[13] de la parròquia de la Mare de Déu del Rosari de Sedaví (València), a on va morir el 4 de gener de 1936. V. Ruíz Monrabal a la seua obra Sedaví, poble de l’Horta (1985), en diu:

      “... entre los coadjutores conocidos de la iglesia del lugar de Sedaví, adscritos a la Parroquia de San Nicolás, citaremos a (...), pero el sacerdote que tuvo mayor influencia en la vida local, religiosa y social, fue sin duda don Manuel Ríos Chinesta, quien de vicario de la parroquial de Alfafar, se trasladó a Sedaví, el 1 de diciembre de 1887, para hacerse cargo como vicario de la comunidad eclesial del pueblo...

Vida y obra de don Manuel Ríos Chinesta.

No es fácil escribir la vida de don Manuel Ríos Chinesta. Porque toda la información la hemos obtenido por vía oral. El testimonio verbal de personas que le conocieron, no ofrece plenitud de garantías biográficas. Pero la dificultad mayor la he encontrado en su propia vida. Hombre apasionado, dinámico, de acción pastoral y política intensa, y a ras de las realidades temporales, tuvo adhesiones y oposiciones de gran intensidad, que me han transmitido la información sobre circunstancias concretas, dispar y a veces contradictoria.

Nació en Carcagente en 1859[14]. Su familia era de clase media; su padre, don José Ríos Valero, de Carcagente, era pequeño terrateniente y carpintero de profesión, y su madre, doña Josefa Chinesta Bosch, de Alberique, era inteligente y decidida. De ésta, heredaría, don Manuel, la clarividencia y el carácter. El matrimonio tuvo cuatro hijos, Elisa, José, Manuel y Amparo. La menor, que murió soltera el 3 de enero de 1969, fue maestra de escuela, y durante sus estudios y en su juventud, vivía con frecuencia en Sedaví con su hermano, despertando enorme atracción a algún jovenzuelo de la época.

Estudió Bachiller en una Academia[15] de Carcagente, de la que eran profesores el deán don José María Navarro Darás y don Vicente Ribera (Tarragó). El primero ha dado nombre a un grupo escolar de la ciudad de los naranjos, y el segundo pertenecía a una prestigiosa familia de la misma ciudad de la Ribera Alta. Sus amigos inseparables eran los mellizos Costa, de desigual estatura, formando los tres un grupo de amigos, comparables a una palmera entre dos naranjos. Tal era la altura de uno, y la bajura de los otros dos, Pedro, el que sería médico y Manolo, nuestro biografiado.

Como muchas familias de la Ribera, los padres de don Manuel, le enviaron a Valencia para que trabajara en una «botiga», para después montársela propia, pero ante la sorpresa de los padres, al cabo de cierto tiempo, les comunicó que quería ingresar en el Seminario, cuando tendría unos 16 años.

Sus estudios eclesiásticos fueron brillantísimos, y su generosidad en el Seminario le llevaba a repartir entre sus compañeros de estudio, comida y pasteles que recibía en abundancia de su familia. Obtuvo el grado de Bachiller en Sagrada Teología el 13 de junio de 1882, y el de licenciado, el 29 de mayo de 1884, siendo arzobispo de la de la Archidiócesis el Excmo. señor don Antonio Monescillo. Se doctoró en Teología y Derecho Canónico.

Al verlo ya sacerdote, su madre le dijo: «En aixó t’as conformat, amb una sotaneta».

Hacía alusión a los gastos que le habían costado los estudios. Y don Manuel le contestaba: «No es prou que no ma fet carro y haca», que era a la sazón la dote para los hijos varones.

Durante la epidemia de cólera de 1885, estuvo de vicario en Alfafar, de donde pasó a Sedaví, el 1 de diciembre de 1887.

La venida de don Manuel Ríos a nuestro pueblo, influyó decididamente en la historia de Sedaví, durante la primera mitad del siglo. Toda la vida local quedó marcada por esta presencia, y no se puede comprender bien muchos de los hechos de nuestra localidad, si al interpretarlos, no se recurre al ambiente creado en los tiempos de don Manuel. Fue un creador de historia. Sin él, carecería de coherencia en nuestro pueblo las palabras «guirros» y «mantellines», como explicamos en anteriores capítulos.

Como sacerdote, don Manuel era generoso, bueno, hacía el bien a todos, incluso a los contrarios en política; creó el Círculo Obrero Católico[16]. ayudaba económicamente a los débiles, y era muy despreocupado en el vestir y en el cobrar. Sin embargo, los ornamentos, los candelabros, el oro y demás utensilios religiosos los cuidada y aderezaba hasta la exageración. Aficionado a la caza y pesca, soportó alguna broma de algunos de sus feligreses que le hizo creer que habían anguilas en la Font de la Mula, al ver la cesta del bromista llena de ellas, y que seguramente había comprado en el mercado más cercano.

Falleció repentinamente el día 4 de enero de 1936, cuando escribía las amonestaciones de María Gonga Bolinches con Salvador Ferrandis, la que era nieta de su hermana Elisa.

Don Manuel Ríos Chinesta fue enterrado en nuestro cementerio municipal, en un nicho sito a la mitad del lateral derecho”.

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo D. Pascual Rubió, vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente á Juan Manuel Ríos, que nació hoy día veinte y siete de diciembre, á las nueve y media de la mañana, hijo legítimo de José Ríos, de esta Villa, carpintero, y Josefa Chinesta, de Alberique. Abuelos paternos José Ríos, y Marta Valero, naturales de esta Villa. Maternos Ramón Chinesta y Francisca Bosch, de Alberique. Se bautizó en la Parroquia de la Asumción. Fueron sus padrinos Manuel Valero y María Antonia Valero, á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautizmos de esta Parroquia á los veinte y siete de diciembre de mil ochocientos cincuenta y nueve. De que certifico.- Pascual Rubió, vicario”.

[Nota al marge:] “Recibió el Presbíterado en [en blanc] de [en blanc] de 1884”[17].


 

 

Doctor Antoni Gomis i Ginestar[18], prevere

Nasqué a Carcaixent, el 15 de gener de 1860, fill d’Antoni Gomis i Carmona i Josefa Chinestar i Montagud. Realitzà els primers estudis al Col·legi Politècnic de Sant Lluís de Carcaixent sota la direcció del degà Navarro Daràs. Cursà els seus estudis eclesiàstics a Almería. L’any 1883 fou nomenat Capellà reial i ecònom de l’Església Nacional Espanyola de Sant Jaume Apòstol i la Mare de Déu de Monserrat a Roma. Doctor en Dret civil i canònic. Traduí del italià a l’espanyol l’obra Magister Choralis; col·laborador a la revista Cosmos. Es desconeix la data del seu traspàs. Fogués Juan, en la seua biografia del Degà, en diu:

      “El capellán de la iglesia de Monserrat en Roma, D. Antonio Gomis fue otro de los carcagentinos que tomó bajo su amparo. De joven llevóselo a Almería donde cursó los estudios como fámulo suyo. Despertó su inteligencia y descubrió sus aptitudes. Gomis supo aprovecharse de aquellas enseñanzas, y anhelando horizontes más vastos, no tardó en trasladarse a Roma donde consiguió a poco una capellanía en la iglesia de Monserrat; con su actividad y aptitudes no tardó en abrirse camino, consiguiendo colaborar al poco tiempo en los periódicos de mayor circulación de Roma, así como en las propias Congregaciones Romanas. Conocedor de estos sus triunfos, Navarro, poco antes de morir, escribióle para pedirle nota de sus cargos y dignidades, quería en efecto, que la biografía de este su aventajado discípulo y protegido no cayera en el olvido con merma de las glorias carcagentinas, y se la suplicó con la mayor delicadeza. Poco tiempo después, volvió a escribirle para que tomase a su cargo los asuntos del Colegio de María Inmaculada. Era su última voluntad, y como última, no dudaba que la cumpliría el discípulo; y consta que el Sr. Gomis aceptó el encargo no solo con gusto sino hasta con honor, ya que nacía de un corazón tan grande y generoso, el de su protector querido”.

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente yo Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia bauticé solemnemente á Antonio José Manuel Gomis, que nació hoy día quince de enero á las diez de la mañana hijo legítimo de Antonio Gomis y de Josefa Chinesta, de esta villa, labradores. Abuelos paternos Antonio Gomis y Teresa Carmona, de esta villa. Maternos Bartolomé Chinesta, de Benimeli, y María Montagud, del Palomar. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción. Fueron sus padrinos José Taléns y María Ángela Ramos, a quienes advertí el parentesco espiritual contrahído con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautizmos a los quince de enero de mil ochocientos sesenta. De que certifico.- Salvador Garrigues, Vic.º”[19].  

 

DOCUMENT II

“Sr. D. José María Navarro.- Mi inolvidable y amadísimo Sr. Director: Con gozo imposible de manifestar, y menos describir pluma alguna, por que los afectos del alma se sienten, pero jamás como son pueden describirse, recibí su gratísima por conducto del Sr. Alfonso Yeres, alumno de este Colegio español, á la que no contesté enseguida “acusándole mi fe de vida” como tenía derecho y motivo á esperar, por haber pasado á mis manos, en aquellos días, un trabajo urgentísimo que, en otras, había quedado rezagado de algunos meses, y que era absolutamente necesario ponerlo al corriente con el año ya comenzado.

Por una circular impresa que recibí, y que seguramente me remitió el propio Sr. Fogués[20], vine en conocimiento de los propósitos que este nuestro paisano abrigaba de escribir la historia de nuestro pueblo, de la que creo carecía, es decir, al menos yo ignoraba su existencia; pero aunque agradecí de corazón el que se acordase de mi que tan lejos estoy de su vista, y me alegré mucho viendo á un paisano con tantos alientos, capaz de llevar á cabo una empresa no por ser relativamente pequeña, menos difícil, pues se trata de exhumar; ahí es nada las generaciones! porque yo no sé, pero supongo que el pueblo contará algunas centurias; sin embargo, se lo diré con toda llaneza, no hice gran caso, no porque me sean indiferentes las glorias y grandezas de mi campanario, de mi patria chica, que bien las recuerdo con fruición y más se siente su amor por ella estando lejos, conste eso; sino por lo que á mi personalmente atañe, pues pensé, y se lo digo con el corazón en la mano, que siendo el último de mis paisanos, no había para qué apresurarme á escribir al Señor Fogués, pues, en último caso, sabe mi nombre, y si tenía interés que figurara en ese libro, podría ponerlo en el montón de los que han sido y nada más. Pero al escribirme V, persona que tantísimo aprecio, y que tengo clavada en el centro de mi corazón, sobre lo mismo, ¡Ah! si bien acérrimo enemigo de toda pública exhibición y bombo, porque el desengaño y escepticismo que por todo lo de este pícaro mundo siento, llega a donde V. no puede figurarse; me parecería hacerle un enorme desacato si no accediese á su paternal deseo, aún á riesgo de destruir de un solo golpe las halagüeñas esperanzas que V. de mi escribiera. Mas, una cosa me calma y tranquiliza ante sus ojos, al referirle mi pasado y mi presente, y es que, conociéndome de antaño, sus esperanzas habrán sido limitadas y en relación con mis fuerzas, y por consiguiente, no exigiendo imposibles que puedan dar al traste con sus ilusiones, hijas de su grande afecto, crea con fundamento que, al enterarse de mi conducta, halle en su magnánimo corazón algún atenuante.

Y ahora, vamos al objeto de esta carta que se va alargando más de lo al principiarla me había propuesto.

Llegué á Roma el primer día del año 1883, ¡la friolera de 19 años! con el nombramiento de Capellán real de esta iglesia nacional española, y á poco de tomar posesión de dicha capellanía, fui nombrado Ecónomo del establecimiento, cuyo cargo desempeñé sin interrupción por espacio de 6 años, presenté la dimisión al terminar el sexto por intestinas discordias que no son del caso ahora referir. Durante este periodo de tiempo, me doctoré en el Seminario pontíficio de S. Apolinar en Derecho civil y canónico, y á ratos perdidos traduje del italiano al español el Magister Choralis, obrita que si mal no recuerdo, tuve el gusto de enviar á V., como testimonio de afecto y también de gratitud, porque en esa ocasión me sirvieron á maravilla las lecciones de música que V. me dió en el Colegio de S. Luis, de perdurable memoria. Después colaboré por espacio de un año en el Catholicum, que luego tomó el título de Cosmos, revista importantísima y repetidas veces bendecida por el Papa; se publicaba en cinco idiomas, y yo con otro amigo nos encargamos de la edición española. Salía cada quince días, lo cual suponía un trabajo improbó, pero nos pagaban bien! cuarenta duros mensuales. Al terminar el derecho, entré en el Concilio á fin de adquirir alguna práctica en los asuntos y causas que allí van. Esto me proporcionó y me proporciona algunas utilidades y satisfacciones. La última, y por no hablar de otras, ha sido el haber intervenido en la causa de un canónigo de Burgos contra todo el Cabildo incluso el Arzobispo. Se ganó, a pesar de ir contra una corporación de tantas ínfulas, y el canónigo que yo representaba, en recompensa, no admitiendo yo dinero alguno, me ha regalado una manta de Palencia que vale un Perú. Además me dió por estudiar filosofía, griego, hebreo y hasta árabe, algo, cuyos cursos completé. Ahora asistó á las lecciones que se dan en el Vaticano de Paleografía y Diplomática pontificia, con intención de tomar el diploma, pues acaso no se haga esperar el momento de tener que servirme de ese estudio que va tomando gran preponderancia. Y como no hay nadie que trate mejor esta ciencia que los alemanes, me dedico también al estudio del idioma germánico. A parte de todo esto, soy profesor de lengua castellana y de otras materias en un colegio de Roma, y por último, de unos meses á esta parte, me he encargado sólo de la edición española de la revista mensual: El Purgatorio, muy recomendada por el difunto obispo de Vich, Sr. Morgades, y que se lee hasta en América. Todo lo apuntado, unido á mi capellanía de Monserrat, otorgada por el Papa, me tiene sumamente ocupado, y como dicen los italianos, no me dejan tiempo né per grattarmi, quiere decir, ni para rascarme. De manera que enterado casi al pormenor de todas mis tareas, ya no se alargará mi tardanza en responder á su atenta.

Algunos títulos hubiera podido presentar, como por ejemplo, de académico de la Arcadía, de la Tiburtina, de la Arqueológica y hasta de Canónigo honorario de qualquier Basílica, etc. etc.; pero nunca me han gustado los títulos sine re, y por lo mismo los he mirado siempre con el mayor desprecio. Sólo tengo una aspiración, y le confieso ingenuamente que trabajaré cuanto pueda para satisfacerla cuando va sonada la hora, si Dios me conserva la vida para entonces, y consiste en lograr que me nombren Capellán Nacional. Tiene por objeto este cargo representar en los Consistorios á los nuevos obispos que presenta el Gobierno, y solicitar el Palio para los que tengan derecho ó gocen de ese privilegio. ¡Este sería mi único desideratum!

Finalmente, y perdoné si me hago pesado; pero ya que me han obligado á ello, quiero apurar la materia. Mi segundo apellido, aunque todos lo escriben como en valenciano se pronuncia, no es, sin embargo, así como se debe escribir, sino Ginestar. Me confirma en esta opinión no sólo el carácter del dialecto valenciano, sino también el hecho de escribirlo así y al pronunciarlo como nosotros, un tío mío sacerdote, primo hermano de mi madre.

Y basta ya de hablar de mi persona; que si á mi casi me da amago, no sé á V. que le parecerá cuando llegue aquí, si antes de comenzar no se ha armado de santa paciencia. Sin embargo, no quiero soltar la pluma sin antes enviarle del fondo del corazón un entusiasta augurio por su santo, en cuyo mes estamos.

Reciba un estrecho abrazo de un discípulo que le quiere y jamás le olvida.- Antonio Gomis. Roma 8-3-902.- Escriba á Monserrat, Vía Giulia 151”[21].

 

Mossén Antoni Tomàs Pelufo i Ortolà, prevere

Nasqué a Carcaixent, el 23 de setembre de 1860, fill de Ferran Pelufo i Ferrer, d’Alzira (València) i Maria Rosa Ortolà i Miralles. Fou ordenat prevere l’any 1887. Pels anys 1917-1924 era beneficiat en la Parròquia dels Sants Joans a València.

Parròquia dels Sants Joans
 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo Pascual Rubió, vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente á Antonio Tomás Pelufo, que nació hoy día veinte y tres de setiembre á las doce y media de la noche hijo legítimo de Fernando Pelufo, de Santa Catalina de Alcira, y de María Rosa Ortolá, de ésta, labradores. Abuelos paternos Fernando Pelufo, y Gracia Ferrer, de Alcira. Maternos Mariano Ortolá, de Gorga, y María Miralles, de Castellón del Duque. Se bautizó en la Parroquia de la Asumción. Fueron padrinos Antonio Pelufo y Josefa Ortolá, á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautizmos á los veinte y tres de setiembre de mil ochocientos sesenta. De que certifico.- Pascual Rubió, vicario”.

[Nota al merge:] “Recibió el Presbíterado en [en blanc] de [en blanc] de 1884”[22].

 

Sor Teresa de Jesús, agustina canonessa

Al món va dir-se Salvadora Eleuteria Giner i Gomis. Nasqué a Carcaixent, el 4 de gener de 1860, filla de Joaquim Giner i Talens i Salvadora Gomis i Vila i germana de la beata Maria Patrocini de Sant Joan, màrtir, del framenor Salvador Nicolau i de sor Maria Bautista, al mon Carlota Giner i Gomis, assassinada junt a la seu germana en 1936. Ingressà en el Convent de Sant Cristòfol de València “... considerada como persona de una vida muy íntima con Dios y ejemplo de exquisita fidelidad a la consagración. Ha dejado escritos espirituales y textos para la adoración del Santísimo Sacramento. Murió el año 1914. En 1923 se intentó introducir la causa de beatificación”[23].

 

Convent de Sant Cristòfol




DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo D. Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia bauticé solemnemente á Salvadora Eleuteria Giner que nació hoy día cuatro de enero á las cinco y media de la mañana, hija legítima de Joaquín Giner y Salvadora Gomis, de esta Villa, labradores. Abuelos paternos: José Giner y Eleuteria Talens, de esta Villa. Maternos: Vicente Gomis, de ésta, y Josefa Vila, de Albayda. Sebautizó en la Parroquia de la Asunción. Fueron sus padrinos Vicente Gomis y Eleuteria Taléns á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con la ahijada y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautizmos á los cuatro días de enero de mil ochocientos cesenta. De que certifico.- Salvador Garrigues, vicario”[24].

 

Sor Maria Gertrudis de Sant Maties, claretiana

Al món va dir-se Maria Antònia Bernardina Chelvi i Perpiñà. Nasqué a Carcaixent, el 20 de maig de 1860, filla d’Antoni Chelvi i Cogollos i Vicenta Antònia Perpiñà i Giner. Ingressà el 26 d’abril de 1882, i féu la professió solemne el 28 de juny de 1883[25]. Morí el 13 de juny de 1889, als trenta anys d’edat i set de religió, i fou soterrada al panteó del convent[26].

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente yo Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia bauticé solemnemente a María Antonia Bernardina Chelvi que nació hoy día veinte de mayo á las seis y media de la mañana, hija legítima de Antonio Chelvi y Vicenta Antonia Perpiñá, labradores. Abuelos paternos: Agustín Chelvi y Vicenta María Cogollos. Maternos: Francisco Perpiñá y Mariana Giner, todos naturales y vecinos de esta Villa. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción; fueron sus padrinos Matías Garrigues y María Antonia Perpiñá, á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con la ahijada y sus padres y la obligación de enseñarla la Doctrina Cristiana; y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautizmos á veinte de mayo de mil ochocientos sesenta. De que certifico.- Salvador Garrigues, vicario”[27].

 

DOCUMENT II

“Como Racional de la Parroquial Yglesia de la villa de Carcagente, provincia y arzobispado de Valencia, día trece de junio, año mil ochocientos ochenta y nueve, mandé dar sepultura eclesiástica al cadáver de la hermana María Gertrudis Chelvi, soltera, religiosa profesa del Convento de Benedictinas de esta Villa, en el siglo María Antonia Chelvi, hija legítima de Antonio y Vicenta Antonia Perpiñá, consortes, natural y vecina de ésta; falleció el mismo día a las cinco de la mañana, de edad treinta años, enfermedad de meningo encefalitis. Recibió los Santos Sacramentos. De que certifico.- Francisco Vives, pbro.”[28].

 

Mossén Pasqual Timor i Talens, prevere

Nasqué a Carcaixent, el 29 de juliol de 1860, fill de Miquel Timor i Tarragó i Maria Talens Ripoll. Batxiller en Arts. Ordenat de prevere en 1885. Fou vicari d’Alginet (1888), Moixent i Alberic (València), el 1893. Prengué possessió del Benefici de la Puríssima Concepció (I), el 3 de desembre de 1906. Morí l’1 d’abril de 1918, als cinquanta-huit anys.

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente D. Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia bauticé solemnemente á Francisco Pascual Timor, que nació hoy día veinte y nueve de julio á las cuatro de la mañana hijo legítimo de Miguel Timor y de María Talens, labradores. Abuelos paternos Vicente Timor y María Rosa Tarragó. Maternos Estanislao Talens y Josefa Ripoll, todos naturales y vecinos de esta Villa. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción. Fué su padrina Pascuala Antonia Talens y Ripoll, á quién advertí el parentesco espiritual contraído con el ahijado y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautizmos a los veinte y nueve días de julio año mil ochocientos sesenta. De que certifico.- Salvador Garrigues”.

[Nota al marge:] “Se ordenó de presbítero en 1885, beneficiado de esta Parroquia desde 1906, falleció en 1 de abril de 1918” [29].

 

DOCUMENT II

“En la Iglesia Parroquial de la Asunción de la villa de Carcagente, día uno de octubre de mil nuevecientos seis, reunidos los señores D. Vicente Maseres Daries, Don José Noguera Cogollos, Don Bonifacio Serra Tur; presbíteros, beneficiados de la misma, y Don Salvador Gomis Vila, Don Domingo Bixquert Cucó, beneficiados penitenciarios de dicha parroquia bajo la presidencia del señor cura-regente Don Francisco Ortí Mas, se dió cuenta de la solicitud presentada por el presbítero, Don Pascual Timor Talens para ser admitido como beneficiado de la misma por redotación temporal del número cuatro, títulado de la Purísima Concepción de Nuestra Señora, hasta tanto adquiera congruidad propia, acordándose por unanimidad aceptar favorablemente tal solicitud, reconociendole al Don Pascual Timor Talens, cuando la Autoridad eclesiástica le adjudique tal beneficio y se posesione del mismo, todos los derechos de los demás beneficiados incluso participación en los actos votivos. No habiendo otro asunto que tratar se levantó la reunión firmando todos los presentes el acta.- Francisco Ortí, pbro. cura-regente; Vicente Maseres, pbro.; Domingo Bixquert, pbro.; Salvador Gomis, pbro.; José Noguera, pbro. y Bonifacio Serra, pbro.”[30].

 

DOCUMENT III

“Como Cura Párroco de la Parroquial Yglesia de la Asunción de Carcagente, diócesis y provincia de Valencia, día dos de abril de mil novecientos diez y ocho mandé dar sepultura eclesiástica en el cementerio de la misma, transcurrido el debido tiempo, al cadáver de D. Pascual Timor Talens, presbítero de cincuenta y ocho años de edad, natural y vecino de ésta, hijo legítimo de Miguel y de María; falleció el día anterior a las cinco de la tarde a consecuencia de nefritis aguda. De que certifico.- Dr. Tomás Aracil Vilaplana”[31].

 

Sor Maria de l’Assumpció de Sant Simó, claretiana

Al món va dir-se Vicenta Gomis i Vila. Nasqué a Carcaixent, el 19 d’agost de 1860, filla de Vicent Gomis i Reig i Josepa Vila i Monzó i germana de mossén Salvador Gomis i Vila. Ingressà l’1 d’abril de 1880, i féu la professió solemne el 19 de maig de 1880[32]. L’any 1890 fou traslladada a Reus (Tarragona) i des de l’any 1900 formà part de la primera comunitat de Huércal-Hovera (Almeria). Es desconeix el lloc i la data del su trapàs.

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo D. Pascual Rubió, vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente á María Vicenta Joaquina Gomis que nació hoy día diez y nueve de agosto á las tres de la mañana, hija legítima de Vicente Gomis, de esta Villa, y de Josefa Vila, de Albayda, labradores. Abuelos paternos Carlos Gomis, de esta Villa, y Salvadora Reig, de Albayda. Maternos José Vila y Josefa Monzó, de esta Villa. Se bautizó en la Parroquia de la Asumción. Fueron sus padrinos Melchor Gomis y Reig y Carlota Gomis y Vila á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con la ahijada y sus padres y la obligación de enseñarle la doctrina cristiana. Y para que conste estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautizmos a los diez y nueve días de agosto de mil ochocientos sesenta. De que certifico.- Pascual Rubió, vicario”[33].

 

Sor Josefa, terciaria carmelita

Al món va dir-se Pasquala Maria d’Aigües Vives Vives i Pla. Nasqué a Carcaixent, el 29 de gener de 1861, filla d’Antoni Vives i Daràs i Encarnació Pla i Furió. Ingressà junt a la seua germana Encarnació a la Congregació de las Hermanas Terciarias Regulares de la Virgen María del Monte Carmelo d’Alcantarilla (Múrcia) l’any 1885.  Segons J. Climent:   

     “(...) El ingreso de ambas hermanas en la vida religiosa tuvo su origen en la visita de la madre Piedad de la Cruz Ortiz Real, beatificada por SS. Juan Pablo II el 21 de marzo de 2004, fundadora de las Hermanas Terciarias Carmelitas de Alcantarilla (Murcia), hizo a Carcaixent en los primeros meses de 1885 y, con el permiso de sus padres, marcharon al Convento de dicho pueblo. Esta Congregación no gozaba de la aprobación jurídica y dependía del Obispado de Cartagena-Murcia; su sustento consistía en las limosnas y en la postulación; en uno de los viajes de Sor Aguas Vivas a la Marina, llegó a Benidoleig hospedándose en casa de una familia cuya hija Josefa mostró sus deseos de ser religiosa y con ella marchó a Alcantarilla en septiembre de 1888. Bien pronto Sor Aguas Vivas mostraba su ascendencia y buen hacer cuando en diciembre de 1886 había sido nombrada superiora de una nueva comunidad fundada en Caudete (Albacete), dependiente del obispado de Orihuela, a la que se trasladó junto con su hermana Sor Encarnación, encargándose de atender a los pobres y enfermos de un hospital que quedó ubicado en el Convento de San José.

La circunstancia de que Alcantarilla y Caudete pertenecieran a distintos Obispados creaba serios problemas. El Obispo de Cartagena no terminaba de autorizar la Congregación, mientras que el de Orihuela fue más proclive a ello gracias a la intervención de los PP. Carmelitas Calzados que en 1888 volvieron a Caudete instalándose en su Convento de San José, por lo que las Hermanas pasaron a residir al Hospital de San Diego. A éstas les produciría un agradable impacto la presencia de los PP. puesto que quizá fuera la primera vez que entraban en contacto con la Orden del Carmen y de la que posiblemente apenas si tenían noticias; es fácil pensar que entre unos y otras se tendrían conversaciones clarificadoras y diálogos en los que se pusiera de manifiesto la situación de la Congregación Carmelitana fundada por la M. Piedad de la Cruz hacía ya más de cuatro años. Desde ese momento, la distancia entre las comunidades de Caudete y Alcantarilla iban en aumento, lo que ocasionaría falta de cuidados para conservar la unidad entre ellas o que existiera demasiado protagonismo en Sor Aguasvivas, superiora de Caudete, la que debió ver que se abrían nuevos horizontes para legalizar su situación en el contacto con los religiosos carmelitas y ellos les ofrecieron ayuda como más adelante se verá.

Rigiendo la diócesis de Orihuela, a la que pertenecía Caudete como se ha dicho, se hallaba el Dr. D. Juan Maura a quien los Carmelitas tendrían fácil acceso, por lo que parecía lógico ubicar el noviciado en dicha población, siendo normal que Sor Aguasvivas era quien conversara con los padres carmelitas informándoles de la situación real del grupo en busca de luz y orientación, lo que debió ser decisivo aun a costa de que, por la impaciencia, minara en ella ideas de rebelión.

El año 1889 debió ser tormentoso para la Congregación de Terciarias Carmelitas, aumentando la inquietud en el grupo, especialmente en la comunidad de Caudete que va haciendo proyectos a espaldas de la Fundadora, la que debió conocer la situación pero que disculpaba en vez de actuar. Se precipitan los acontecimientos cuando en el mes de agosto de 1890 Sor Aguasvivas, acompañada de otras dos religiosas se presentaron en Alcantarilla para llevarse las novicias y documentos de la Fundación, lo que no cabe duda produciría la escisión del Instituto fundado por la M. Piedad de la Cruz. Existen diversas versiones sobre esta visita considerando improcedente la conducta de Sor Aguasvivas, sin negarle su capacidad de organización y sus dotes de mando, al asumir un excesivo protagonismo. Lo bien cierto y reconocido es que Sor Aguasvivas, a pesar de ello, por su valentía y tesón sería la artífice de la fundación de la nueva familia carmelita.

Fue unánime la opinión de que sin la ayuda de los Padres Carmelitas no hubiera llegado a buen término la nueva Congregación. El Prior P. Cirilo Font no demoró el asunto al entender que algo quería el Señor de este grupo de religiosas trazando un plan, actuando con decisión y equilibrio, conversando con las Hermanas, sobre todo con Sor Aguasvivas, para conocer con más detalle las dificultades por las que atravesaban, acudiendo más tarde al Obispado de Orihuela; desde entonces se convierte en la pieza clave para la marcha del proceso fundacional; se juzga responsable y se puso al frente de todo; en su función de Prior orienta y dirige al grupo y les pide que sepan tener calma, esperar y sobre todo mucha oración.

Sus frutos no se hicieron esperar y así lo describe uno de los textos más antiguos: “.... Que se fundara, bajo la paternal y sabia dirección del entonces Obispo de Orihuela, Dr. D. Juan Maura Gelabert, una nueva familia carmelitana que se dedicara a los ejercicios de la caridad cristiana, en todas sus ramas y manifestaciones”. Con gran gozo recibió el grupo de Hermanas tal decisión, así como también la visita del P. Cirilo al Sr. Obispo para tenerle al corriente de cuanto había sucedido y a la vez pedir su licencia, regresando a Caudete con una mayor responsabilidad, ya que el Obispo le encargó la dirección de todo cuanto se iba a llevar a cabo.

Fueron ocho las hermanas fundadoras y en el orden en que las transcriben los primeros documentos, la relación se encabeza por:

1ª.- Pascuala M.ª Aguas Vivas, en la Congregación Josefa Vives Pla, de 30 años, natural de Carcaixent.

2ª.- Encarnación, en la Congregación M.ª del Carmen Vives Pla, de 34 años, natural de Carcaixent.

Corrían los últimos meses estivales del año 1890, cuando las Hermanas de Caudete comenzaron juntas una nueva andadura y desligadas de la autoridad de la M. Piedad de la Cruz en la comunidad de Alcantarilla, empezando por organizarse como nueva familia autónoma bajo la dirección del P. Cirilo Font, quedando instaladas en las dependencias del Hospital de San Diego. El 26 de febrero de 1891 el Obispo de Orihuela nombraba a la Hermana Josefa Vives, cabeza de familia de la naciente Congregación, cuyo documento revestía gran importancia por lo que suponía de reconocimiento del propio grupo por parte del Prelado y también era posible que llevara implícita la autorización episcopal de la vestición del santo hábito de la Tercera Orden de la Beatísima Virgen María del Monte Carmelo, que tuvo lugar el 6 de marzo siguiente, iniciando en dicho día el periodo del noviciado canónico, que duraría un año, en el que permanecen en el Hospital de San Diego cuidando a los enfermos, pero sobre todo prosiguieron su formación religiosa que les impartía el P. Cirilo.

Las primeras Constituciones de la Congregación se aprobaron el 20 de enero de 1892 por el Obispo de Orihuela y el siguiente 13 de marzo, en la iglesia del Convento de San José tuvo lugar la profesión temporal y perpetua de siete Hermanas fundadoras, pues una de ellas dejó el noviciado. Fue una ceremonia solemne en la que se comprometían a vivir en obediencia, pobreza y castidad. Después de la profesión continuaban bajo la autoridad del P. Cirilo Font como Director de la Congregación, al que el 27 de abril de dicho 1892 el Obispo le otorgaba la autorización para que presidiera la elección de los principales argos en los que quedaron elegidas: Superiora General Sor Josefa Vives, Presidenta del Hospital Sor Carmen Vives y Maestra de Novicias Sor Elisea Oliver; el protagonismo de las hermanas Vives Pla era evidente y su autoridad en el grupo les avalaba como las personas idóneas para ostentar sus cargos; era conocido que la Superiora General tenía en gran estima a la Maestra de Novicias.

El periodo comprendido entre 1892 y 1899 se caracterizó por un aumento discreto pero continuado de vocaciones, entre las cuales se encontraban dos hijas de Carcaixent llamadas María de los Santos Selléns Martí y María Dolores Torres Canet. Un hecho relevante fue cuando se firmó el Decreto del Obispo de Orihuela, fecha 20 de octubre de 1893, de la erección canónica de la Congregación al considerar lo útil y provechoso de la misma, lo que significaba su consolidación. Las segundas Constituciones se aprobaron el 8 de septiembre de 1896; en 31 de octubre del propio año se fundó en Santa Pola una Casa Colegio, con cinco Hermanas presididas por Sor María del Carmen Vives Pla, siendo la primera fundación realizada fuera de Caudete. Una segunda sería el 4 de enero de 1899 en el Convento e Iglesia de los PP. Carmelitas Calzados de Orihuela con el fin de encargarse de la Cocina económica de San Antonio.

Mientras tanto, el tema de la postulación fue la preocupación de la Maestra de Novicias discrepando de la Superiora General, así como también de determinadas actuaciones de ésta que se estimaron arbitrarias, con un excesivo protagonismo, que creó en el grupo un malestar cada vez mayor. La vida en la comunidad no debió ser lo tranquila como correspondía para la buena realización de su trabajo.

La pregunta surge al pensar lo que pudo sucederle a la Superiora General Sor Josefa Vives, principal fundadora y querida por las Hermanas pues como se ha dicho le habían reconocido buenas dotes de mando, capacidad organizativa y condiciones para dirigirlas. Tal vez las circunstancias vividas con las dificultades adversas que hubo de salvar, le harían pensar que gracias a ella, como a su hermana Carmen, se hizo realidad la Congregación a la que considerarían como propia y señoras de ella, sintiéndose orgullosas y es posible un tanto soberbias, por lo que sus órdenes debían ser aceptadas no tolerando oposición alguna. La Maestra de Novicias, a la que tuvieron en gran estima en los primeros años, a nada se oponía, su labor era callada y siempre guardaba silencio teniendo un trato exquisito con las novicias, cosa que exacerbaba a las hermanas Vives y sentirían envidia por ello. Por estas actuaciones la situación de malestar se hacía irresistible en el grupo durante los años 1897 a 1899.

Las primeras y segundas Constituciones establecían que el oficio de Superiora General sería perpetuo, pero que el Prelado podría suspenderla o renovarla en el mismo si existieran causas graves a su juicio. El Obispo de Orihuela aprobó las correcciones que le presentaron en virtud de las cuales dicho oficio tendría una duración de seis años. En su consecuencia se produjo el cese de Sor Josefa Vives y el nombramiento de una sustituta, para lo que fue designada con carácter interino Sor Elisea Oliver.

Desde el mes de abril de 1899, fecha que fue destituida Sor Josefa Vives como Superiora General hasta primeros de julio del mismo año en que abandonaron ambas hermanas la Congregación, el grupo vivió momentos de zozobra, inquietud y desasosiego. La nueva Superiora inició un proceso de pacificación en el seno de la Congregación, especialmente con las hermanas Vives Pla, que eran las que estaban más alteradas, pero todo fue inútil y no pudo conseguir que todas quedaran fraternalmente unidas, pues aunque Sor Carmen estaba casi convencida, su hermana Josefa la indujo a que juntamente con ella, saliesen de la Congregación. Esto sucedía el 5 de junio de 1899, terminando con quince años de vida en religión; regresaron a su pueblo de origen ya convertidas nuevamente en Pascuala Antonia María de Aguas Vivas y María Encarnación.

Con este hecho se malograron dos religiosas carmelitas. El Señor las habría señalado para que llevaran a cabo una gran obra; a ella aportaron amor, ilusiones, trabajo, esfuerzo, sacrificio, salvando dificultades que encontrarían en su camino, como también sufriendo contrariedades, malos momentos y sinsabores. Vencieron y al final fueron las principales fundadoras, con seis religiosas más, de la Congregación de las Hermanas Terciarias Regulares de Nuestra Señora del Carmen, así denominada al principio. El premio que el Señor les había reservado fue el título de FUNDADORAS y para María de Aguas Vivas, nombre de la Madre de Dios Patrona de su Carcaixent natal, el de Primera Superiora General. Los verdaderos motivos de su salida de la Congregación, solo Dios los sabe; en su vida posterior seglar fueron unas excelentes personas. A buen seguro que al traspasar el umbral de la esperanza encontrarían lo que buscaban, que el Señor les dijera: “Descansad y gozad de la paz celestial porque habéis cumplido la misión que os encomendé”.

Epílogo

¿Serán éstas “Les monges de Sant Cristòfol”?. Recuerdo que mi padre, nacido en la calle San Cristóbal decía esta frase, pero no pudo recordar ni saber a quien se referían. Sin embargo no es aventurado confirmar que se trataba de ellas. Es motivo más que suficiente la coincidencia de la calle San Cristóbal en que vivieron sus padres y el revuelo que entonces habría en el pueblo al saber que dos monjas habían abandonado la Congregación de Carmelitas en la que su intervención fue muy importante y decisiva, fundadoras de la misma y haber desempeñado sus principales cargos.

María Encarnación contrajo matrimonio con su primo hermano José Ramón Llombart Vives el 10 de diciembre de 1900, el que había enviudado de su primera esposa María Dolores Cogollos Talens fallecida el 23 de octubre de 1899, dejando cinco hijos, el menor de ellos de dos meses; por referencias familiares fue una buena madre para sus sobrinos. Entre los nietos figuran Dolores y José Antonio Llombart Cogollos, Hermana Dominica la primera y P. Franciscano el segundo. Encarnación fallece en Carcaixent el 15 de diciembre de 1936.

De María de Aguas Vivas, nada se ha podido averiguar desde su llegada en julio de 1899 hasta el 29 de noviembre de 1924 en que fallecía en la casa nº 14 de la calle de San Cristóbal.

Mi sincero agradecimiento a la Hermana Áurea Mª Ferreira Ledesma por las conversaciones que mantuve con ella y especialmente por su “Biografía Crítica de la Madre Elisea Oliver”, actualmente en proceso de beatificación; de esta obra he tomado la información que se contiene en este trabajo, cuya finalidad no ha sido otra que se conozca que dos monjas hijas de Carcaixent y durante el tiempo de su vida en religión fueron historia en la Congregación por ellas fundada, la hoy llamada Hermanas de la Virgen María del Monte Carmelo que tiene su Casa Madre en Orihuela, hallándose hoy presente en diez países con 68 casas; ejercen sus actividades apostólicas (hospitales y/o residencias sanitarias; escuelas – infantil –primaria – secundaria – universitaria; residencias geriátricas; orfelinatos o casas familia; parroquias, comedores para pobres; casas de acogida; casas de ejercicios espirituales; centros juveniles, etc.), bien en centros propios o gestionados por la Congregación, así como también trabajando en otros, tanto públicos como privados”[34].

Secularitzada, morí a Carcaixent el 29 de novembre de 1925, als seixanta quatre anys.    

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo don Salvador Garrigues vicario de esta Parroquia, bauticé solemnemente á Pascuala Antonia María de Aguas Vivas que nació hoy día veinte y nueve de enero á las siete de la noche, hija legítima de Antonio Vives, albañil, y de Encarnación Pla, de esta villa. Abuelos paternos Agustín Vives y Rita Darás. Maternos Jayme Pla, de esta villa, y Bernarda Furió, de Alcira. Fueron sus padrinos Pascual Gonga y Francisca Borrás, a quienes advertí el parentesco espiritual contraído con la ahijada y sus padres, y la obligación de enseñarle la doctrina Cristiana, y para que conste, estendí y autoricé la presente partida en el libro de bautismos de esta Parroquia á los treinta días de Enero del año mil ochocientos sesenta y uno.- De que certifico, Salvador Garrigues”[35].

 

DOCUMENT II

“El infrafirmado D. Salvador Faus Maratal, Pbro. como Cura Párroco de la Parroquia de la Asunción de Carcagente, diócesis y provincia de Valencia, el día treinta de noviembre de mil novecientos veinte y cinco, mandé dar sepultura eclesiástica en el cementerio de esta parroquia, transcurrido que fuese el debido tiempo, al cadáver de Aguas Vivas Vives Pla, de sesenta y cuatro años, soltera, natural de ésta, y vecina de la misma, hija legitima de Antonio Vives Darás y de Encarnación Pla Furió que, según certificación facultativa, falleció el día anterior a las cuatro horas de la mañana a consecuencia de hernia estrangulada, en la calle de San Cristóbal, número [14] habiendo recibido los Santos Sacramentos de Penitencia, Viático y Extremaunción que le administró D. Enrique Pelufo, Coadjutor. De que Certifico.- Salvador Faus Moratal”[36].

 

Sor Josepa de Sant Andreu, claretiana

Al món va dir-se Filomena Perpiñà i Albert. Nasqué a Carcaixent, el 28 d’abril de 1863, filla de Pasqual Perpiñà i Giner i Rita Albert i Borràs. Ingressà el 24 d’abril de 1882, i féu la professió solemne el 27 de juny de 1883[37]. Morí el 21 de juliol de 1886, als vint-i-tres anys d’edat i quatre de religió, i fou soterrada al panteó del convent[38].

 

DOCUMENT I

“En la villa de Carcagente, yo D. Salvador Garrigues, vicario de esta Parroquia bauticé solemnemente á Filomena Perpiñá que nació hoy día veinte y ocho de abril á las cinco de la mañana, hija legítima de Pascual Perpiñá y de Rita Albert, labradores. Abuelos paternos: Francisco Perpiñá, y Mariana Giner; maternos: José Albert y Rita Borrás, todos naturales y vecinos de esta Villa. Se bautizó en la Parroquia de la Asunción. Fueron padrinos Luis Albert y María Antonia Perpiñá, á quienes advertí el parentesco espiritual contrahido con la ahijada y sus padres y la obligación de enseñarle la Doctrina Cristiana. Y para que conste estendí y autorisé la presente partida en el libro de bautismos de esta Parroquia á veinte y nueve de abril de mil ochocientos sesenta y tres. De que certifico.- Salvador Garrigues, vicario”[39].

 

DOCUMENT II

“Como Racional de la Parroquial Yglesia de Nuestra Señora de la Asunción de la villa de Carcagente, provincia y arzobispado de Valencia, día veinte y uno de junio año mil ochocientos ochenta y seis, mandé dar sepultura eclesiástica al cadáver de la hermana María Josefa de San Andrés, religiosa profesa de coro del Convento de Monjas de Enseñanza de esta Villa, en el siglo Filomena Perpiñá, hija legítima de Pascual y María Rita Albert, consortes, natural y vecina de ésta; falleció el mismo día á las cinco y media de la mañana, de edad veinte y tres años, enfermedad intermitente. Recibió los Sacramentos. De que certifico.- Francisco Vives, pbro.”[40].


Sor Maria Baptista, agustina ermitana 

Al món va dir-se Carlota Giner i Gomis. Es desconeix la data i lloc del seu naixement. Fou filla de Joaquim Giner i Talens i Salvadora Gomis i Vila i germana de la beata Maria Patrocini de Sant Joan, màrtir, i del framenor Salvador Nicolau. Ingressà al Convent de Sant Agustí passant després al Convent de Sant Josep i Santa Tecla de València. Segons Ferri Chulio [41]:

      “Al producirse en la tarde del 13 de mayo el asalto a los templos de Carcaixent, las religiosas claretianas acordaron suspender las clases en el colegio María Inmaculada, y se acogen a la caridad de personas amigas. Restablecida días más tarde la calma en la localidad volvió la vida ordinaria en el colegio claretiano, pero por poco tiempo, pues al poco de iniciarse el 18 de julio la Guerra Civil el comité local se incautó del edificio, disolviéndose la comunidad de misioneras claretianas. Pascual Martínez Giner, sobrino de la Madre Patrocinio Giner, acude con un camión al domicilio en donde se halla refugiada su tía, y junto con otras religiosas las traslada en un camión a l’Hort del Mirador, en donde vivían sus padres. Su progenitor era comerciante de naranjas.

Sin poder precisar la fecha pero en torno al 20 de julio se une al grupo familiar Sor Juana Bautista, procedente del convento de San José y Santa Tecla de Valencia, de donde salió toda la comunidad al incautarse del edificio el ejército republicano. «Carlota era religiosa agustina de un convento de Valencia. Mi madre me explicaba sobre todo que mi tía Carlota era fuera de serie. Una mujer enamorada de Dios, y muy espiritual (...) todo era rezar y contemplación, soportar todo por Dios. La tía Patrocinio, en cambio, era muy luchadora, muy emprendedora».[42]

Los del Comité del Pueblo vinieron varias veces para interrogar a mis tías (...) eran todos de por aquí. Sabían que ambas hermanas eran religiosas (...) interrogándonos en una sala, todos sentaditos, mientras alguno —incluso una mujer— nos apuntaban con escopetas y pistolas. El 5 de noviembre al echarnos del huerto tía Patrocinio se fue con unos parientes lejanos, de apellido Camarena. A tía Carlota la llevamos nosotros a otro huerto —no muy lejano del nuestro— con quienes teníamos mucha confianza, y la tenían allí también escondida. Aunque los del Comité sabían perfectamente dónde estaba una y dónde la otra (...) En el huerto donde estaban refugiadas hacían vida de comunidad y mucha oración. Cuando detuvieron a mis tías, primero se llevaron de casa de las Camarenas a la tía Patrocinio el día 14 de noviembre, sábado, al anochecer, y luego, el mismo día, a la tía Carlota del huerto en donde se encontraba. Las encerraron en el cuartel de la Guardia Civil. Allí nos personamos nosotros a verlas, pero no nos dejaron (...) las sacaron con otros vecinos del pueblo y en el Portitxol, en la carretera que va de Alzira a Tabernes de Valldigna, los fusilaron a todos. Seguramente fusilaron a 14 personas juntas. Mi tía Patrocinio era la que daba valor a todos, con una serenidad enorme (...) En el momento que iban a fusilarlas, se abrazaron las dos hermanas y así murieron. La tía Patrocinio murió diciendo que perdonaba a los que la mataban. Esto según los datos de algunos que las mataron. [43]

Una mañana recibimos la noticia de que habían matado, la noche anterior, a Madre Patrocinio Giner, en el Pinar de los Frailes, junto con una hermana suya que también era religiosas. Su hermana se llamaba Carlota, y en religión Sor María Bautista, quizá de Valencia”. [44]

Las dos hermanas Giner-Gomis fueron enterradas “en una zanja, junto con otros catorce o quince asesinados aquella noche, rociados con cal” [45]. El 11 de julio de 1939 “en el punto denominado ‘rincón de Malviure’ —término municipal de Benifairó de Valldigna— se procede a la exhumación de los cadáveres de los vecinos de Carcagente, que fueron inmolados en este término, y enterrados en una fosa común abierta en el sitio indicado (...) fueron colocados en dos féretros los restos de los once mártires, —ante la imposibilidad de identificar los otros cuerpos— por estar todos confundidos, y trasladados al Cementerio Católico de esta población (...) ocupando dichos cadáveres un nicho de mayores dimensiones que los demás, construido al efecto y señalado con el número tres de la primera tramada de la parte Norte” [46].

En los días 17-19 de abril de 1939 se celebra en Alzira juicio sumarísimo de los acusados que participaron en el martirio de Madre Patrocinio y Sor María Bautista Giner Gomis. De las declaraciones de los milicianos se sigue que las llevaron “en un coche al Pinar de los Frailes, donde las fusilaron, dejando los cadáveres”. Fueron condenados a la pena capital Pascual ferrando Úbeda, Carlos Serra Jordá, Gaspar Serra Vidal y Vicente Estrada Momparler. [47]

En torno al año 1942 se publica un libro titulado “MEMENTO. Editado por la Delegación Provincial de Ex-Cautivos de Valencia del Cid en memoria de los que ofrendaron su vida por Dios y por España. (Madrid)”. En este volumen se relacionan entre los asesinados en Carcaixent en 1936 a las dos hermanas Giner-Gomis, sin mencionar su condición de religiosas, y equivocando el lugar de martirio de Madre Patrocinio:

“Nombre y apellidos Lugar del asesinato

Carlota Giner Gomis Benifairó

Patrocinio Giner Gomis Guadasuar” [48]

El Proceso Diocesano para la Declaración de Martirio de la Madre Patrocinio Giner Gomis se desarrolla entre 1963-4, pero no fue hasta 1992 cuando la Sagrada Congregación concede el voto “Afirmativo” a la validez del Proceso. En 1993 la Superiora General de las Misioneras Claretianas encarga que se lleve a cabo una declaración de personas de Carcaixent, que habían conocido a Madre Patrocinio. Gracias a estos nuevos testimonios se ha recuperado la memoria histórica del martirio de Sor María Bautista (Carlota) Giner Gomis, hermana de la religiosa misionera claretiana.

En el mes de noviembre del año 1986 se celebró en Carcaixent una misa en sufragio de todos los asesinados y martirizados en 1936, cuyos nombres aparecieron inscritos en una esquela de grandes dimensiones en la prensa provincial. En esta larga lista se hallan, sin indicar su condición religiosa, las hermanas Madre Patrocinio y Sor M.ª Bautista Giner Gomis. [49]

En el mencionado libro de Vicent Gabarda se anota que Sor Patrocinio Giner Gomis muere el día 12 de noviembre de 1936, a los 62 años de edad, mientras que Sor María Bautista Giner Gomis aparece entre los asesinados en Carcaixent el día 14 de noviembre. (vid. o.c.; p. 258).

El 18 de diciembre de 2000 en presencia del papa Juan Pablo II fue promulgado en el Palacio Apostólico del Vaticano, entre otros, el Decreto de Martirio de la Madre Patrocinio Giner Gomis. Y el 11 de marzo de 2001 el mismo Juan Pablo II beatifica a la Madre Patrocinio Giner Gomis, junto con otros 232 compañeros mártires de la persecución religiosa de 1936-1939 en España. [50]

En este mismo año de 2006 se ha publicado un excepcional testimonio sobre las Checas valencianas, que incluye un “ANEXO. Asesinados en la Comunidad Valenciana bajo el gobierno del Frente Popular (julio 1936-enero 1939)”, en donde encontramos los nombres de ambas hermanas religiosas, aunque no consta referenciado este dato:

“2.587 Carlota Giner Gomis

  2.588 María Patrocinio Giner Gomis”. [51]

y, finalmente, encontrándose este libro en revisión de texto, se publica un magnífico trabajo de investigación sobre las religiosas martirizadas en España en 1936. En este ímprobo y ejemplar libro su esforzado autor, don Gregorio Rodríguez Fernández, dedica un capítulo a las tres monjas agustinas ermitañas del convento de San José y Santa Tecla de Valencia. testimonio excepcional aderezado con información inédita localizada en el Archivo Histórico Nacional, que constituye, por ahora, el mejor homenaje a la memoria de todas las monjas martirizadas durante la persecución religiosa en España. [52]

G. Rodríguez, finalitzà el relat biogràfic de les tres religioses del convent de Sant Josep i Santa Tecla de València, amb aquestes paraules:

      “Vemos por todo lo expuesto que fueron tres las religiosas agustinas ermitañas mártires en la Guerra Civil y ninguna de las tres figura en las listas publicadas en las fundamentales obras de Antonio Montero y de Cárcel Ortí. Tampoco figura mencionada esta congregación en las relaciones de órdenes religiosas que tuvieron mártires.

No parece que la Orden de agustinas ermitañas haya hecho nada para dar a conocer el martirio de estas tres religiosas. Es un hecho que la hermana carnal de Carlota Giner Gomis, ha sido beatificada el 11 de marzo de 2001, pero su hermana, cuya vida y muerte se mencionan reiteradamente en el proceso de beatificación de la madre Patrocinio, no ha tenido la suerte de que ni siquiera se inicie el suyo.

Es posible que las difíciles vicisitudes que la Orden de agustinas ermitañas tuvo que pasar durante la guerra, el traslado de su monasterio desde Valencia a su nueva sede y el hecho de que se trate de monjas de clausura, pudieran explicar el hecho de que se haya perdido en esta comunidad de vida consagrada la conciencia de que contaron en su seno con tres mártires que murieron asesinadas por el odio a su fe, junto con otras religiosas pertenecientes a otras congregaciones, que sí han podido tener la oportunidad de llegar a los altares”[53].

 



[1] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1892-1895, sig. 1.42.0, fol. 1 v, part. 3.

[2] La Acción Antoniana, 1 març 1934, pàg. 22. CÁRCEL ORTÍ, V, Obispos y Sacerdotes valencianos.., Op. c, Edicep, 2010, pàg. 169.

[3] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 15 , part. 260. AMAV, Expedient d’Ordes 92/1 - 92/29 i 94/1.

[4] GARRIGUES PERPIÑÀ, J. B., Libro escrito en el año 1897, recordando desde el año 1861, s. pàg.

[5] AHPAC, Testaments, sig. 18.0.0, s. catalogar.

[6] GARRIGUES PERPIÑÀ, J. B., Libro escrito en el año 1897, recordando desde el año 1861, s. pàg, [Nota de Marcè Garrigues i Hernàndez:] “1923, 6 junio. Víctima de gripe murió en el ósculo del Señor confortado por los Santos Sacramentos Matías Garrigues Perpiñá, en la Venerable Orden de San Francisco P. Pacífico de Carcagente. Espiró en el Convento de Jijona. R.I.P.”.

[7] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 44 , part. 346.

[8] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 108, part. 118.

[9] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 121 v, part. 158.

[10] Positio Mártires Valencianos, pàg. 257. Testimoni de Pasqual Torres i Pérez.

[11] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 134 , part. 196.

[12] “Témporas de San Mateo Apóstol. RELACIÓN de los sugetos que han sido promovidos á los Sagrados Ordenes Menores y Mayores por el Excelntísimo Sr. Obispo de Tenerife que accidentalmente se encuentra en el Convento de Sancti-Spiritus, y expontáneamente se ha ofrecido á prestar este señalado obsequio á S. E. I, cuya lista nominal de los candidatos es como sigue:

AL PRESBITERADO.

D. Manuel Ríos y Chinesta...

AL DIACONADO.

D. Pascual Timor y Taléns...

TONSURA, MENORES Y SUBDIACONADO.

D. José Noguera y Cogollos”...

BOAV, any 22. Dijous 25 de setembre de 1884, núm. 901, pàgs. 258-259.

[13] “... conocido popularmente por el Roget, por ser pelirrojo ...”. V. RUIZ MONRABAL, “Sedaví en la frontera de l’Horta Nord”, dins Torrens. Estudis i investigacions de Torrent i Comarca, 2000, pàg. 117.

[14] A l’original: 1851.

[15] Es tracta del Col·legi Politècnic de Sant Lluís Gonzaga, instalat a les depèndencies de l’antic convent de Sant Francesc d’Assís.

[16] “... aglutinaba a todo el pueblo y servía de casino recreativo para los vecinos después del trabajo, en las largas tardes de invierno y en las frescas noches de verano. Este Círculo de orientación católica era la expresión local de la red de entidades o sindicatos católicos que el Padre Antonio Vicent había impulsado por toda la región... El Círculo estaba en la casa de Manuel Blanch Codoñer en el «Carrer major» junto al «Molí de arrós». Allí acudían todos para hablar, recibir instrucciones, beber, jugar al truc o al dominó, hasta que un buen día, el Cura, don Manuel Ríos el «roget» se le ocurrió expulsar del mismo a un cuñado de Benjamín Blanch Codoñer, «el Moliner». Ocurría por el año 1904. Con ello, quedaba declarada la guerra personal entre estos dos importantes personales locales (...).

Las diferencias entre don Manuel Ríos y Benjamín Blanch se acrecentaron día a día, y yendo más allá de sus relaciones personales, producirían la división de las familias del pueblo en dos bandos irreconciliables. Un bando se apiñó en torno al cura y recibió el mote de «mantellines». El otro bando se aglutinó con Benjamín Blanch y fueron moteados como «guirros». Conviene advertir que cada mote era creación del bando contrario, pero que en ningún caso debemos pensar que todos los llamados «mantellines» eran católicos auténticos, ni que «els guirros» habían dejado de serlo. Tampoco sería cierto calificar de izquierda a «els guirros» ni que «els mantellines» carecieran de entre sus filas de gente modesta (...). Los «guirros» se exteriorizaban como adictos al partido conservador. «Els mantellines» se declaraban más próximos a los liberales (...).

Los enfrentamientos entre «guirros» y «mantellines» se producían en todos los ámbitos sociales, no sólo el político, y su irracionalidad fue conocida en toda la comarca (...).

La máxima tensión se produjo a principios de 1908. Dentro del templo parroquial dos mujeres se enzarzaron en una riña espectacular y escandalosa. Este hecho fue la excusa para formalizar una denuncia al Arzobispado contra el cura don Manuel. La Iglesia fue cerrada y sellada por orden de la Jerarquía Eclesiástica durante nueve meses. Para lograr este cierre la alcaldía se sirvió de la influencia que tenía con el canónigo Arcos. Para trasladar al Santísimo a la parroquia de Benetúser, acudió un piquete de caballería de la Guardia Civil, con trompetas y tambores dando realce y protección a la procesión del traslado, cuya solemnidad impresionó grandemente a todos los vecinos.

El cura don Manuel tuvo que salir del pueblo disfrazado con la gorra y blusa que le prestó el alguacil Francisco Albiach Baixauli, «el Gavach», y acompañado hasta Carcaixent por Manuel Gascó, «el de trompa» y Alfredo Tormo, esposo de Concepción «la Xufa». El «Roget» se refugió en su pueblo natal sin que aceptara las ofertas y presiones del Arzobispado para que renunciara a la Parroquia de Sedaví y aceptara otras, como la de Cullera, de mayor categoría eclesial. La parroquia de Sedaví se quedó sin oficios litúrgicos, por lo que los bautizos y casamientos del pueblo se celebraban en Benetúser.

La vida religiosa se normalizó a finales de 1908 y 1909, cuando se reabrió el templo y regresó don Manuel Ríos, aprovechando las circunstancia política de que arreglos y pactos locales llevaron a la Alcaldía a Manuel Gascó «trompa», y juez municipal a Bautista Pons, que gozaba de la confianza del polémico «retoret». RUÍZ MONRABAL, V, Sedaví, poble de l’Horta, 1985, Ajuntament de Sedaví, pàg. 127-131.

[17] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 182 v, part. 340. AMAV, Expedient d’Ordes 93/27 i 97/1.

[18] Segons manifestà al degà Navarro Daràs el propi doctor Antoni Gomis: “Mi segundo apellido, aunque todos lo escriben como en valenciano se pronuncia, no es, sin embargo, así como se debe escribir, sino Ginestar. Me confirma en esta opinión no sólo el carácter del dialecto valenciano, sino también el hecho de escribirlo así y al pronunciarlo como nosotros, un tío mío sacerdote, primo hermano de mi madre”.

[19] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 192, part. 19.

[20] Es tracta del canonge Francesc Josep Fogués i Cogollos. Aleshores estava preparant Datos para la historia de Carcagente.

[21] AMC, Papers del degà Navarro Daràs, s. cat.

[22] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 271, part. 284.

[23] Vegeu Amar es darse ... María Patrocinio Giner Gomis mártir claretiana, Stampa Edizione Vivere In, 2001, pàg. 5.

[24] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 187, part. 4.

[25] ACMIC, Libro de Vesticiones y Profesiones ... Op. c,1876-1997 , fol. 24.

[26] ACMIC, Llibre de Soterrars, fol. 10.

[27] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 235, part. 176.

[28] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Soterrars 1885-1891, sig. 7.7.0, fol. 22, part. 102.

[29] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 253, part. 231. AMAV, Expedient d’Ordes 97/10.

[30] AHPAC, Llibre d’Actes Capitulars 1905-1934, sig. 12.4.0, fol. 1 v.

[31] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Soterrars 1914-1918, sig. 7.13.0, fol. 166, part. 81.

[32] ACMIC, Libro de Vesticiones y Profesiones ... Op. c,1876-1997, fol. 16.

[33] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1858-1860, sig. 1.32.0, fol. 259, part. 248.

[34] “Les Monges de Sant Cristòfol. Un acontecimiento poco conocido”, dins Festes Patronals. Carcaixent 2006, pàg. 16-19. MARTÍNEZ CARRETERO, I., “ La madre Elisea Oliver en Orihuela”, dins Presencia Carmelita en Orihuela, 2006, pàg. 57-91

[35] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1861-1864, sig. 1.33.0, part. 30, fol. 10 v.

[36] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Soterrars 1925-1928, sig. 7.16.0, part. 249, fol. 83 v.

[37] ACMIC, Libro de Vesticiones y Profesiones ... Op. c,1876-1997, fol. 21.

[38] ACMIC, Llibre de Soterrars, fol. 9.

[39] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Bateigs 1861-1864, sig. 1.33.0, fol. 307 v. , part. 161.

[40] AHPAC, Quinque Libri. Llibre de Soterrars 1885-1891, sig. 7.7.0, fol. 130, part. 125.

[41] Apuntes históricos sobre el Convento de San José y Santa Tecla de las Agustinas Ermitañas de Valencia, 2006, pàg. 61-70.

[42] [Nota de l’Autor:] Testimonio extraprocesal de Consuelo Armengol Alabort y M.ª Encarnación-Cinta Pachés Martínez.

[43] [Nota de l’Autor:] Declaración extraprocesal de Pascual Martínez Giner.

[44] [Nota de l’Autor:] Declaración extraprocesal de Emilia Sotorres Mengual.

[45] [Nota de l’Autor:] Testimonio de M.ª Asunción Martínez Giner.

[46] [Nota de l’Autor:] Positio, p. 97.

[47] [Nota de l’Autor:] Los tres primeros fueron fusilados el 11 de mayo de 1939, y el último el 20 de mayo de 1940. Vid. Vicent GABARDA CEBELLÁN. Els afusellaments al País Valencià. Ed. Alfons el Magnànim, 1993; pp. 313-4.

[48] [Nota de l’Autor:] o. c.; p. 135.

[49] [Nota de l’Autor:] Debo esta información a la amable atención de don Carlos Albelda, a quien le quedo particularmente agradecido.

[50] [Nota de l’Autor:] “Amarse es darse...”. M.ª Parocinio Giner Gomis, Mártir Claretiana. Misioneras Claretianas, 2001.

[51] [Nota de l’Autor:] César ALCALÁ. Checas de Valencia. Styria, (2006), p. 231.

[52] [Nota de l’Autor:] Gregorio RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ. El Hábito y la cruz. Edibesa, 2006. Sobre Sor María Bautista Giner Gomis véanse las páginas 408-9 y 472.

[53] RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, G, El Hábito y la cruz. Edibesa, 2006, pàg. 410.


Comenta